Som Palma se abstiene en la votación de los pliegos del Palacio de Congresos

Som Palma se abstiene en la votación de los pliegos del Palacio de Congresos

Manteniendo la férrea defensa de la gestión pública del Palacio de Congresos, Som Palma se ha abstenido en la votación de los pliegos que ha tenido lugar en el Consejo de Administración del palacio.

El pasado sábado 30 de abril tuvo lugar un debate abierto con las bases de Podemos sobre esta cuestión, en el cual quedó patente la apuesta general por el modelo público de gestión. Creemos que ha llegado el momento de poner esta infraestructura estratégica, pagada con el dinero de todas y todos, en manos públicas para cambiar por fin el modelo productivo de nuestras islas.

Por otra parte, el pasado febrero el Consejo de Administración dio luz verde a la gestión privada del palacio, con los votos en contra de Som Palma. Ante esta situación y siempre con la voluntad de que este elefante blanco del PP no acarree más consecuencias negativas para la ciudadanía, consideramos que debemos actuar con responsabilidad en todos los escenarios posibles. Por este motivo hemos optado por tomar parte activa en la redacción de los pliegos y hemos luchado por incluir unas cláusulas sociales que, en la línea de trabajo del Ayuntamiento hacia una contratación socialmente responsable, exijan a los adjudicatarios unos requisitos indispensables de protección laboral para sus trabajadoras y trabajadores.

Remunicipalización

Con esta abstención, Som Palma reafirma su apuesta por el modelo público de gestión. Es hora de acabar con la falsa creencia neoliberal de que lo privado equivale a buena gestión y beneficio, y lo público es igual a ruinoso. Apostamos por la remunicipalización y por una gestión centrada, no en intereses particulares, sino en el bien común y en su reversión social.

Lo respalda el informe de viabilidad elaborado por el anterior gerente del palacio, Josep Sintes: el modelo público tendría un mayor impacto social y económico para Palma y las Islas Baleares. Lo hemos visto también con el caso Son Espases y los nefastos resultados cuando una empresa que debería ser pública pasa a manos privadas.

La privatización del centro de convenciones no hace más que reproducir de nuevo este modelo turístico obsoleto y perjudicial para la mayoría, que se traduce en la búsqueda del beneficio económico sólo para unos pocos y en un aumento de la desigualdad social.

Con la obra acabada después de casi diez años y una inversión pública que ronda los 140 millones de euros, la Administración necesita mostrar a la opinión pública que un Palacio de Congresos que ha supuesto tamaño coste en plena crisis, podría servir para algo más que para hacer congresos y que, más allá de la rentabilidad económica que reporte esta actividad y la del hotel anexo, podría destinarse a otros usos sociales y culturales.

Es sólo cuestión de voluntad política. Nosotros la tenemos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Dubte / Duda
Queixa / Queja
Suggeriment / Sugerencia
Proposta / Propuesta
Demanda de cita
Altres / Otros

0 Comentarios